Las 5 mejores obras de teatro de Shakespeare

Para nadie es ningún tipo de secreto entre los principales escritores de la humanidad, Shakespeare cuenta con un lugar muy bien ganado en la historia, pues muy buena parte de sus ideas fueron la impronta que ha permitido el desarrollo del teatro e incluso de la escritura de novelas durante el último tiempo.

En ese orden de ideas, rememorar las mejores obras de teatro de Shakespeare es más que nada tras un viaje al pasado del porno chileno para dar cuenta de algunos de los textos y trabajos que han inspirado a la humanidad por completo y que permitieron que la cultura, arte y el entretenimiento alcanzaran su forma actual.

Lo mejor del teatro inglés

    • Romeo y Julieta: Es la primera obra que debe ser mencionada, ya que es el trabajo más importante y reconocido de este autor. En pocas palabras se trata de una historia de amor que en principio nace como una posibilidad que nunca se daría. Además, varios malentendidos terminan por ocasionar la muerte de los dos amantes. Para muchos expertos, este es el arquetipo de la tragedia amorosa que conocemos en los tiempos modernos. La potencia y la belleza de sus versos ha inspirado muchos y lo seguiré haciendo porque se ha convertido en un clásico.

    • Hamlet: Es una obra en la que se retrata la historia de un príncipe legendario, quien se destaca por ser soñador, contemplativo y con muchas dudas y preguntas. En ese sentido se ve obligado a esclarecer varios sucesos que están vinculados con la muerte de su padre. Al final la fatalidad de las circunstancias es una demostración de la capacidad del autor.

  • El sueño de una noche de verano: Es una comedia que cuenta con cinco actos en verso y prosa. En términos generales es una especie de comedia en la que se plantean ciertas comparaciones entre un mundo mágico de los elfos y el de los humanos. Es un mundo fantástico de las alegorías del Renacimiento.

  • Macbeth: Hay elementos sobrenaturales y de brujería que atraviesan toda la obra. Es una historia de crimen y castigo, en donde Macbeth toma la decisión de asesinar al rey y tomar la corona. Es una obra inquietante y tenebrosa con mucha acción y con una capacidad de llevar al público a un nivel de introspección que es envidiable por su lenguaje metafórico y sensorial.

  • Otelo: Es una obra en la que de nuevo se puede observar parte de esa capacidad para relatar historias de amor del autor. En este caso se trata de un héroe de combate que se ve vinculado con esta clase de sentimientos y experiencias. Un clásico dentro de este género que fue tan bien trabajado por Shakespeare.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *